Friday, September 5, 2014

Así no!

Siempre he dicho que hay gente que nace con un estilo innato, gente que se pone una bolsa de basura y se la pone con tanta gracia que a la gente le gusta, gente que vestida con lo básico (pitillo negro y blusa blanca) es capaz de darle un toque personal con unas gafas de sol de montura amarilla, un bolso rosa palo o unas bailarinas negras con dorados..., gente que es capaz de combinar estampados sin pudor y conseguir con ello un look perfecto. ¿Quién nos iba a decir hace unos años que las flores pegarían con las rayas?, ¿y con los lunares?, ¿y que el estampado de leopardo se podría combinar con prendas que no fueran lisas?...

Yo, que me pongo mi foulard de leopardo sólo cuando voy vestida con básicos, y que no tengo un gusto especial para combinar estampados; yo, que mi madre me enseñó que más de 3 colores juntos era demasiado vulgar y he seguido esa premisa a rajatabla durante muchos años; yo, que me visto con lo que quiero y voy siempre mona pero no me desvivo por llevar lo más in de lo más trendy... Yo voy a atreverme a opinar.

Y es que el otro día sufrí una ceguera parcial (sumada a mis 4 dioptrías de miopía) cuando en el metro vi a dos mujeres vestidas de la siguiente manera:

Mujer 1: Camisa de cuadros en tonos beige, rosa palo, verde militar + pantalón de flores grandes en tonos azul oscuro, granate, blanco...
Mujer 2: Camiseta blanca con estampado de pajaritos grises + pantalones con dibujos geométricos en tonos rojos, marrones, azules...

Podría haber quedado muy bien, si tuvieran estilo, si lo llevaran con gracia, pero no, quedaba fatal, quedaba como si una niña de 5 años hubiera entrado en el armario de su madre, hubiera cogido la ropa más estampada y llamativa y se la hubiera puesto. Toda junta.

Así que, por una vez y sin que sirva de precedente, voy a expresar mis opiniones sobre moda, sobre lo que está bien y lo que está mal, sobre lo que una puede ponerse e ir divina de la muerte (aunque yo no me sienta capacitada para hacerlo) y sobre lo que una no debería ponerse ni muerta...

En definitiva:
 



Cuidado con la combinación de estampados, que te pueden llevar a salir a la calle vestida de esta guisa... Así que si no quieres parecer la tía Gertrudis vestida de invitada de boda (Olivia, lo siento, pero Así no...), la chica mona que se afea con capas de ropa y gafas de sol para ocultarse de los tíos malos que la persiguen, un cuadro barroco paseando por el parque o directamente un florero que contiene las flores más feas de toda la ciudad, sigue las instrucciones de arriba, que irás mucho más mona, más estilosa, y más segura de que cuando te miren por la calle será para admirar tu estilo, no para pensar 'Y esta pobre, ¿qué le ha pasado?'...
 
Además, este tipo de combinación de estampados te puede llevar a que un día salgas de casa vestida como Ugly Betty o como el inimitable Paco Clavel, y eso si que no...

 
Las imágenes originales las podéis encontrar aquí:
1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 // 9
 

Monday, September 1, 2014

Mi verano instagramero

Hoy ha llegado septiembre, y con él la vuelta al cole, a los trabajos (en mi caso ya volví la semana pasada así que este 1 de septiembre no ha sido tan duro), en teoría la vuelta al frío, que parece que este año tardará en llegar... Propósitos nuevos, intenciones para el nuevo curso, ganas en el fondo de volver al ritmo habitual y aprovechar el otoño que en breve llega para descubrir cosas nuevas... Se acercan nuevos viajes, nuevos proyectos, ganas de estar a tope y al mismo tiempo de descansar, ganas de cambiar pero seguir siendo yo misma...

Llega septiembre pero aún no se acaba el verano. Y para recordarlo durante los próximos días resumo mi verano 2014 vía Instagram, donde he plasmado todo lo que este verano he descubierto, todo lo que me ha gustado, todo lo que he vivido y todo lo que quiero guardar en la memoria.

Este verano he disfrutado del mar y de la playa, en dos países distintos (España y Grecia) y en varias playas diferentes...

He hecho planes con amigos y compañeros de trabajo, dentro y fuera de Madrid, y he sido testigo en la boda de una de mis mejores amigas, en la que he disfrutado como nunca...

He visto paisajes y lugares maravillosos que no hace falta conservar en la cámara porque los conservo ya en las retinas...

He observado atardeceres y anocheceres de colores desde varios lugares y me cuesta decidir cuál es el que más me ha gustado...

Y he aprovechado el tiempo para leer, ponerme al día con muchos blogs, tomar el sol, descansar, cañear con vistas al mar, descubrir lugares nuevos, hacer fotos de piestureo en la piscina, volver a ponerme mi collar personalizado de LT, decorar un poco el piso de la playa de mis padres (incluyendo el capazo-revistero de La Petite Lou), pasear por las calles decoradas de las Fiestas de Gracia de Barcelona, hacer planes en familia y planear viajes a ver a primos que viven lejos, y sobre todo disfrutar.

Y además he modificado (de nuevo) la cabecera del blog. Con lo que me gusta cambiar y lo poco hábil que soy para temas de diseño gráfico me cuesta quedar convencida de cada cabecera que pongo...

Si queréis ver las fotos de mi verano en Instagram y del resto del año podéis seguirme en summer_in_savannah.

Espero que vuestro verano haya sido al menos igual de bueno que el mío o mejor, y que vuestros planes para el nuevo curso os hagan disfrutar muchísimo!


Saturday, August 30, 2014

I wanna travel the world...

... pero mientras tanto, atrapada en la ciudad, existe la posibilidad de viajar por el mundo de muchas maneras. A través de los libros, de la tele, de los recuerdos propios y de las historias ajenas, o de los mapas. 

Viajar así es como imaginar a los personajes de los libros cuando lees, ponerles cara, compararles con tal o cual actor, imaginar la decoración de sus casas... A través de los mapas podemos imaginar que viajamos por todo el mundo, no hay límites ni fronteras, no es necesario tener dinero ni cargar con la maleta a cuestas, no hay que descargarse aplicaciones para aprender a decir palabras básicas en otro idioma...

Obviamente no se puede comparar con los viajes 'de verdad', pero (casi) acabado el verano y a falta de contar los días para los próximos puentes, Navidades, Semana Santa, etc. es una opción para sentir que seguimos viajando por el mundo.

1 // 2 // 3 // Pinterest

4 // 5 // 6 // 7

Estas imágenes las tenía en el ordenador pero no recuerdo la fuente...

Pinterest // 8 // 9

Y vosotros, ¿dónde viajaríais mentalmente con estos mapas?

Si queréis saber más sobre mi adicción a los mapas y los viajes lo podéis ver aquíaquí e incluso aquí.

Y en breve mis 'Crónicas Griegas', que aún ando recopilando fotos; mientras tanto podéis volver a releer mis Crónicas Escandinavas.


Monday, August 18, 2014

50 cosas sobre mi


1.       Me llamo Carla porque mis padres (americano y española) querían nombres para mis hermanas y para mí que se pronunciaran igual en español, inglés y catalán. Ardua tarea…
2.       A pesar del título del blog, nunca he estado en Savannah (Georgia), pero como ya dije en este post hace un tiempo, no me importaría en absoluto
3.       Soy Capricornio y, aunque no creo en el Horóscopo en absoluto, cumplo la mayoría de sus características: organizada, cabezona, responsable, reservada…
4.       Mi ciudad favorita en el mundo (de las que conozco, que estas cosas pueden cambiar a medida que viajas) es New York, en Europa, Berlín y en España, Barcelona.
5.       Sin embargo, si tuviera que elegir donde vivir sería en alguna isla paradisiaca sin coches, sin stress, sin ruido, sin nada…
6.       Mis dos bebidas favoritas son el agua y la cerveza.
7.       No me gustan ni la Coca Cola ni cualquier otro tipo de refresco.
8.       Viajar y leer son dos de mis grandes pasiones.
9.       Aunque la lista se amplía más cada año, mis mis tres viajes soñados son Hawaii, Costa Oeste de USA y Australia. Algún día…
10.    No soy muy cinéfila pero me engancho fácilmente a las series de televisión.
11.    La mejor serie del mundo, y no hay discusión al respecto, es ‘Friends’.
12.    De pequeña quería ser arquitecta pero varios suspensos en matemáticas, física y dibujo técnico me hicieron decantarme por licenciarme en Historia del Arte y sacarme después una FP de Diseño de Interiores.
13.    No trabajo de ninguna de esas dos cosas.
14.    Soy de mal comer y peor cocinar, si por mi fuera me alimentaría a base de pasta, pizza y aperitivos.
15.    De pequeña hice todos los deportes habidos y por haber (tenis, ballet, baloncesto, patinaje sobre hielo, fútbol, vela, hípica…) para darme cuenta de que no me gustaba ninguno.
16.    No tengo un color favorito.
17.    No me gustan los números impares, sólo los que acaban en 1 o en 5.
18.    No me gusta el fútbol pero veo los JJOO con una avidez exagerada, sobre todo la natación, los saltos de trampolín, el baloncesto y el atletismo.
19.    Me niego a comprar un ebook y sigo comprando y leyendo libros en papel.
20.    Odio las temperaturas extremas.
21.    No soy manitas porque no tengo paciencia, pero tengo cabezonería, así que si me pongo con algo, me pongo y lo termino.
22.    Me encantan las Navidades y cuanta más gente hay en casa para comer y cenar mejor.
23.    No soporto perder a cosas que sé que podría (y debería) ganar.
24.    Me encanta conducir, pero no tengo paciencia conduciendo, el coche saca lo peor de mí.
25.    De pequeña coleccionaba planos de casas.
26.    A día de hoy me siguen encantando.
27.    Me encanta dormir.
28.    Me gusta más la ropa de invierno que de verano.
29.    No soporto los programas de cotilleo ni los reality shows (aunque he de reconocer que en USA estaba enganchada a ‘America’s next top model’…)
30.    No como fruta desde que cumplí los 18 años, sólo algún zumo de naranja de vez en cuando…
31.    En 7 meses en el paro hice 30 entrevistas. Creo que he batido el record…
32.    Muero del asco con cualquier bicho volador, reptador o trepador.
33.    Soy tan organizada y metódica que rozo lo obsesivo-compulsivo.
34.    Pero al mismo tiempo, y como dice una compañera de trabajo, me gusta que la vida me sorprenda.
35.    Aunque resulte raro, me encanta la música country (y del sur de USA en general) y, a pesar de ser arrítmica, me encantaría aprender line dancing...
36.    Me encantan los libros de crímenes, hace años me dio por querer estudiar Criminología.
37.    Pero a veces leo libros como ‘El diablo viste de Prada’ o ‘Confesiones de una compradora compulsiva’ para desconectar un poco…
38.    Desde que hace años empecé a ver series y películas en versión original no soporto la versión doblada y me cuesta horrores ir al cine precisamente por eso.
39.    A estas alturas me quedan 10 ‘cosas sobre mí’ para terminar y me he dado cuenta de que con los años he perdido la memoria y la imaginación.
40.    Soy la psicóloga oficial de mi amiga la psicóloga.
41.    Me gusta tanto la arquitectura que si tuviera que elegir mi tipo de casa favorito no sabría por cuál decidirme. Algunos de los más me gustan los podéis encontrar aquí.
42.    Uno de los grandes placeres de la vida es tomarte una cerveza y una tapa con vistas al mar.
43.    De pequeña quería tener un vestidor. A día de hoy aún lo sigo queriendo…
44.    Llevo mal el frío pero aún llevo peor la lluvia, no puedo soportarla.
45.    Soy de puntualidad británica.
46.    No me importa en absoluto recoger, ordenar, limpiar… Un poco de música y se te pasa volando! Pero odio cocinar o planchar.
47.    Soy adicta a ‘Callejeros viajeros’.
48.    A pesar de que a todo el mundo le gusta, a mi no me gusta Lisboa.
49.    Me encanta hacer listas.

50.    Y a pesar de lo que me ha costado, he de confesar que me ha encantado, por una vez, hacer una lista sobre mí.


Thursday, August 7, 2014

Floating over the horizon...

He de reconocer que nunca he sido muy playera. A mi eso de tirarte al sol en plan dominguero durante horas, venga a llenarte de arena, untándote crema factor 50+ constantemente, con picor en los ojos por la sal, soportando los gritos y las carreras de los niños, esquivando toda la porquería que la gente echa en el agua... no me va. Pero me encantan las playas de arena fina, blanca, con aguas cristalinas, con distintos tonos de azules, en las que sientes la brisa y escuchas el sonido de las olas... En definitiva, no soy de playas, soy de playas paradisiacas.
 
Pero si soy de piscina. Me gusta nadar, hacer el tonto en el agua, poder bucear con mis 4 dioptrías de miopía y saber que existe un tope, nadar en agua limpia en la que puedes abrir los ojos...
 
Y para gente como yo se crearon las piscinas infinitas ;)
Esas piscinas en las que puedes nadar, tumbarte a descansar, tomarte un mojito (o una cerveza en mi casa) mientras además sientes la brisa, escuchas el sonido de las olas y te recreas con los distintos tonos de azul del mar. Y sin peligro de medusas, tiburones, peces araña y demás fauna autóctona playera...
 
Y ahora, a dos días de irme una semana a 'disfrutar' de las playas mediterráneas españolas, y un mes después de haber disfrutado de las playas increíbles de Creta (post griego en breve), aquí va un pequeño resumen de lo que para mí es el paraíso...
 
vía

vía

vía

vía

vía

vía

vía

vía
 
vía
 
vía
 
Pero bueno, que si en vez de vistas al mar, las tiene a la ciudad o a la selva tampoco pondría ninguna pega...
 
vía

vía

Ahora, que para piscina infinita, y en este caso natural, la playa de Elafonisos, en el sur de Creta, aguas cristalinas, sin apenas movimiento, arena rosa debido al coral y una tranquilidad infinita...
 
vía

Y vosotros, ¿sois más de playa o de piscina?, ¿con cuál os quedaríais?
 
 

Wednesday, July 2, 2014

Summer in... Greece

Es cierto que últimamente llevo tiempo sin publicar, y más que estaré porque, hasta próximo aviso, estoy de vacaciones! Me voy a Grecia a disfrutar de playas paradisiacas, ver la Acrópolis, el Palacio de Knossos, disfrutar del sol y la cultura griega y descansar.

Summer in Greece! Ready to go!


διακοπές
(whatever it means...)


Tuesday, June 10, 2014

Un gato callejero llamado Bob

Hay libros que se leen y libros que se reflexionan, libros que se disfrutan y libros que se aprenden. 'Las Vírgenes Suicidas' de Jeffrey Eugenides me hizo reflexionar sobre lo duro que es ser padre y cómo la sobreprotección a los hijos puede llevar a finales inesperados. 'Bury my heart at Wounded Knee' de Dee Brown, la historia real sobre los nativos americanos, me ha hecho ver la crueldad y la superioridad del 'hombre blanco' y me ha hecho reflexionar sobre qué derechos tenemos los seres humanos sobre los demás. Y 'Un gato callejero llamado Bob' me ha hecho ver cómo los animales pueden cambiar la vida de alguien, aparte de hacerme sentir malísima persona...

Cuando le compré este libro a mi hermana por Navidad pensé que sería un libro que le iba a gustar y que le haría ilusión por lo mucho que nos encantan los gatos, pero ahí quedó la cosa. Meses después, hará cosa de un par de semanas, terminé el libro que me estaba leyendo, no tenía ninguno pendiente de leer que me apeteciera et voilá, esperándome en la mesilla de noche de mi hermana, como Bob esperaba a James en el portal de su casa, estaba el libro. Y desde que empecé a leerlo no he podido parar.

vía
James Bowen, londinense, músico callejero y drogadicto en recuperación, encontró un día un gato pelirrojo, desnutrido y herido, en el descansillo de su piso. Aún sabiendo que apenas podía cuidar de si mismo, James lo acogió en su casa, le dio de comer y empezó a cuidarle. Al cabo de los días, las semanas y los meses, se fue haciendo evidente que ninguno de los dos podía vivir sin el otro. No sólo James salvó la vida de Bob acogiéndole en su casa y dándole los cuidados que necesitaba, si no que Bob salvó también la vida de James dándole una razón para dejar la droga, las calles y enderezar su vida. Siempre juntos, tocando en las calles, Bob y James se acabaron convirtiendo casi en celebrities en Covent Garden, Angel, etc. y su historia está reflejada en este libro, en numerosas imágenes de internet y varios vídeos.

'He is what I wake up for every day now...'

vía
vía
Pero no sólo es un libro entrañable y de obligada lectura para los amantes de los gatos, es un libro que te muestra la crueldad del ser humano con la gente que vive o trabaja en la calle, cómo se vuelven invisibles ante nosotros, cómo escuchamos su música pero no les miramos a la cara, cómo, antes de que abran la boca siquiera para preguntarnos la hora, ya tenemos el 'No gracias' por respuesta, cómo no consideramos los motivos que les han llevado a vivir así ni sabemos la clase de personas que son. En definitiva, es un libro que me ha encantado pero con el que he estado a punto de derramar alguna lágrima, no porque la historia sea triste, si no porque me he sentido mala persona, mala persona de verdad

Por cierto, la segunda parte, 'The World according to Bob', ya está a la venta!

vía
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...